Los datos hablan: frente al 81,5% de los baby boomers que obtuvieron el permiso de conducir al cumplir los 18 se sitúa el 58% de la generación Z. Las estadísticas indican que los jóvenes tienen cada vez menos interés y menos prisa por sacarse el permiso de conducir, sobre todo en las ciudades.

¿Dónde quedaron aquellos tiempos en los que sacarse el carné de conducir era lo más? Algunos le pedían el coche a papá y los más afortunados tenían coche propio. Era un símbolo de libertad. Significaba que habías crecido, que podías conducir y que podías votar… Por no hablar de los múltiples usos extra que otorgaba poder contar con un coche, prestado o propio.

El objetivo ya no es sacarse el carné de conducir, sino tener edad suficiente para que te compren un móvil y poder acceder a las redes sociales, es en ese punto cuando ya se es mayor. No hace falta tener 18 años para subir fotos, vídeos, conocer desconocidos en las redes sociales… Pero si para votar, algunas cosas no cambian.

En cualquier caso, parece que está claro, ahora lo que mola es tener un móvil de última generación, no un coche.

Actualmente hay muchas más alternativas para todo. Para todo. Y en este sentido la movilidad también evoluciona. No se trata solo de que haya más medios de transporte, sino que medios de transporte alternativos como las bicicletas y los patinetes cada vez ganan más popularidad y adeptos, porque entre otras cosas, son más baratos a la hora de comprarlos y de mantenerlos que un coche. Todo esto se une a la creciente necesidad de favorecer sistemas de movilidad más ecológicos y fórmulas de trabajo no presenciales. El mundo se mueve hacia lo sencillo.

Hoy, como punto final a la Semana Europea de la Movilidad, se celebra el Día Mundial sin Coches, cuyo origen, que poco tiene que ver con la movilidad sostenible, se remonta al año 1973 cuando se limitó el acceso a las reservas de petróleo por parte de la OPEP a algunos países europeos debido a su apoyo a Israel durante la guerra de Yom Kipur, creando la necesidad de promover el uso de transportes colectivos más eficientes y convirtiéndose en iniciativa como tal hacia los años 90.

Ana Otero.