Entrevista de Lidia Fraile a Miguel Ángel García – corresponsal de TVE en Berlín.

  • Durante décadas, Alemania ha tenido una venda sobre los ojos con Putin
  • Esta guerra es una lucha entre democracia y no democracia
  • A Putin le da miedo la democracia que lidera la Unión Europea

 

Miguel Ángel García es corresponsal de TVE en Berlín desde hace más de 14 años. Afirma que a Alemania la guerra le toca muy de cerca ya que sus conexiones con Rusia no se pueden encontrar en ningún otro país europeo. García tiene claro que la UE tiene un rol vital en la guerra de Ucrania, ya que representa la democracia a la que Putin teme. No obstante, opina que la estabilidad de la democracia muestra señales de erosión. Para él, la clave estará en lograr mantener la unidad de la Unión Europea.

 

¿De qué manera afecta la guerra a Alemania?

Esta guerra ha desatado todas las alarmas en Alemania porque las conexiones que hay aquí con Rusia no las tiene ningún otro país europeo. Durante décadas, Alemania ha tenido una venda sobre los ojos con Putin. Hasta hace muy poco, Berlín era la frontera de Europa. Parece que hemos vuelto 30 o 40 años atrás. Como dijo el presidente Zelenski recientemente, se está construyendo un nuevo muro entre Europa y Rusia. El gran problema de Alemania es su peligrosísima dependencia de Rusia, que se ha traducido en una postura de buenismo, de pacifismo comercial y globalista. Al final se ha acabado por ver que era una entelequia pura.

 

¿Cuál crees que es el objetivo de Putin?

A diferencia de la Guerra Fría, que fue una guerra de ideología –capitalismo vs comunismo-, esta guerra es una lucha de poder, una lucha entre democracia y no democracia. Los expertos coinciden en que Putin no solo quiere recuperar la zona de influencia de la Unión Soviética, sino que quiere recuperar el sentido de imperio zarista. Putin está poseído por la idea de la historia romántica de Rusia y quiere ser recordado como Putin el Grande, el que devolvió a Rusia su imperio, poniéndose a la par que cualquiera de los grandes zares rusos. 

 

¿Cómo crees que va a afectar esta guerra a la democracia europea?

Nos hemos dado cuenta de que cuando llega un momento de enfrentamiento con un régimen autoritario como es China o Rusia, tú no puedes mantener unos estándares democráticos iguales que si no hubiera enfrentamiento. Te pongo un ejemplo. Alemania ha prohibido la televisión rusa RT. ¿Cómo puede un país democrático prohibir una televisión sencillamente porque dice cosas que no gustan o incluso mentiras? Esto es un síntoma de cómo, bajo presión, un país democrático reacciona con medidas que parecen de un país no democrático.

Por otro lado, a corto plazo la gente va a buscar líderes fuertes. Es muy difícil especular qué va a pasar en Europa, pero una de las posibilidades que se abre es el auge de la extrema derecha. O al revés, vete tú a saber. Como la extrema derecha ha tenido muchos contactos con Putin, a lo mejor esa imagen les perjudica… aunque tenemos a Marine Le Pen en Francia en segunda posición y disputando las elecciones con Macron, y con resultados probablemente mejores que en las anteriores elecciones.

 

¿Qué poder crees que tiene la UE en esta guerra?

A Putin no le da miedo la OTAN porque sabe que no le va a atacar, a Putin lo que le da miedo es la democracia. Sobre todo, le da miedo la democracia que lidera la Unión Europea. Ningún país europeo puede hacerle frente individualmente, pero la UE sí. La UE ha demostrado que, aunque parece muy débil, tiene algo muy importante, una capacidad económica sancionadora brutal. Lo que pasa es que es un soft power, como el que quería presentar Alemania por su cuenta, que en principio es difícil de reconocer. A largo plazo, va a tener más influencia la UE en cuanto a sanciones que cualquier otra cosa. Siempre y cuando se logre mantener la unidad, ese es el problema.