Escuchar y desarrollar el pensamiento crítico con el fin de lograr los mejores objetivos para el cliente y su entorno.

El proceso comunicativo es cada vez más complejo, de mayor caducidad y requiere del arte de contar historias de manera diferente. Garantizar su eficiencia demanda una visión global: buena definición de objetivos y audiencias, así como una estrategia coherente en su ejecución y en la evaluación de resultados.