Paula Carrera y Xurxo Torres fundaron Torres y Carrera hace quince años en el salón de su casa. Tres lustros más tarde, la compañía cuenta con un equipo de más 35 profesionales. La consultora está presente en siete países a través del Grupo COMbyCOM, cuya creación promovió hace dos años y es una de las firmas españolas más reputadas del sector, con más de 30 reconocimientos nacionales e internacionales en su haber.

Inicialmente, la compañía se creó con vocación local con la intención de aplicar en el mercado gallego las mejores técnicas de comunicación y relaciones públicas existentes en 2003. Cinco años más tarde, la evolución del negocio propició la apertura de la oficina de Madrid (2008) y con ella la entrada en el mercado nacional. En la actualidad, Torres y Carrera tiene su sede social en Madrid y cuenta con oficinas en Barcelona, Valencia y Vigo. “El crecimiento territorial no es más que un reflejo de la evolución que hemos experimentado en el plano profesional, combinamos la práctica generalista del negocio con un conocimiento especializado en áreas como alimentación, salud, industria, turismo o movilidad” explica Nieves Barousse, directora de la oficina de Madrid.

Exploradores creativos
La compañía inició el año 2018 con la creación de una sociedad dedicada al negocio audiovisual. Esta iniciativa es un ejemplo de la apuesta por nuevos modelos de negocio comunicativo que se suma a la realizada anteriormente en el ámbito digital o en el de la gestión del conocimiento. “Somos conscientes de que el día a día sostiene el negocio, pero tenemos la misma certeza en torno a la innovación y al futuro de nuestra organización. En realidad, quince años más tarde nos sigue moviendo la misma idea: este sector se basa en las ideas de los exploradores creativos. Así que en 2018 seguiremos explorando y seguiremos agitando nuestra imaginación” explica Paula Carrera, presidenta de Torres y Carrera.

Compromiso real
Torres y Carrera fue la primera consultora de comunicación española que canalizó su RSC a través de una fundación propia: la Fundación Alba Torres Carrera, creada en 2004 con la misión de ayudar a niños en riesgo de exclusión social. En estos años, la Fundación ha ayudado a más de 500 niños con la adquisición de material escolar o la financiación de actividades extraescolares, ayudas al comedor o desarrollo de comedores de verano. En 2017, la FATC lanzó su primer programa de becas.