fbpx
Informe Torres y Carrera Ciudades 2019-04-30T11:11:52+00:00

INFORME | ABRIL 2019

CIUDADES: DE LA SOLUCIÓN AL RETO

Alexandra Mariño

Senior Manager

“Para evitar el choque entre las necesidades de las grandes urbes y unos recursos cada vez más limitados, entran en juego una serie de factores entre los que destaca la apuesta por proyectos constructivos respetuosos”

En la actualidad, el 50% de la población mundial vive en áreas urbanas, una cifra que, según las últimas estimaciones de la ONU reflejadas en su informe The 2018 Revision of World Urbanization Prospects, alcanzará el 68% para el año 2050.

El incremento de la población urbana a nivel mundial estará concentrado sobre todo en países como India, China y Nigeria, que entre 2018 y 2050 representarán el 35% del crecimiento proyectado de la población urbana en el mundo. A su vez, se calcula que para el 2030 habrá 43 megaciudades con más de 10 millones de habitantes, la mayoría de ellas, en regiones en desarrollo.

Porcentaje de aglomeraciones urbanas por tamaño

Las ciudades se perfilan por tanto como una de las soluciones para absorber el crecimiento demográfico, pero también encaran el reto de liderar un desarrollo controlado, planificado y sostenible.

Para evitar el choque entre las necesidades de las grandes urbes y unos recursos cada vez más limitados, entran en juego una serie de factores entre los que destaca la apuesta por proyectos constructivos respetuosos, tanto desde el punto de vista de la optimización de los recursos naturales empleados en su desarrollo, como del uso de materiales y soluciones que contribuyan a crear edificaciones con menores consumos y que sean a su vez más eficientes.

EL DATO

Número de megaciudades que sobrepasarán los 10 millones de habitantes en 2030:

43

Apuesta por la eficiencia

El crecimiento exponencial de los núcleos urbanos conlleva elevados consumos de energía. Según la Agencia Internacional de Energía (IEA), los edificios consumen entre un 30 y un 40% de la energía utilizada a nivel mundial (el 90% del consumo se corresponde al uso de calefacción, iluminación, aire acondicionado…etc.; y el 10% restante está vinculado al proceso de elaboración y puesta en obra de los materiales empleados durante la fase de construcción). Además, son responsables de cerca de un 35% de las emisiones contaminantes de CO2. En este contexto, la urbanización sostenible, en todos sus aspectos, se presenta como una de las principales claves para acompañar a este crecimiento.

Estructura de consumo energético en los hogares

Fuente: IDAE

En su Global Status Report 2018, la Alianza Global para Edificios y Construcción afirma que los gobiernos, las ciudades y las empresas necesitarán aplicar medidas drásticas si el sector global de la construcción y los edificios quiere cumplir con los objetivos del Acuerdo de París sobre el cambio climático, ya que se precisa de una mejora de la intensidad energética en los edificios del 30%.

Este informe arroja también datos positivos, y es que apunta a que las emisiones derivadas de los edificios y la construcción podrían haber alcanzado su punto máximo en los últimos años, gracias a un aumento de la eficiencia energética en áreas como la calefacción, la iluminación, los electrodomésticos de cocina, etc. y a un mayor número de oficinas y hogares que se alimentan de energías limpias.

El gran reto del sector en Europa lo tenemos a la vuelta de la esquina, concretamente en el horizonte 2020. La Unión Europea, a través de la Directiva de Eficiencia Energética de Edificios (EPBD), exige que todas las viviendas que se construyan a partir de ese año tengan un consumo de energía casi nulo. Una meta que solo será posible alcanzar con la colaboración de todos los agentes implicados en la cadena de valor del sector: fabricantes de materiales, arquitectos y promotores.

Un sector que comienza a dar muestras de agotamiento

La Alianza Global para Edificios y Construcción señala que, en los próximos 40 años, se construirán 230.000 millones de metros cuadrados más de edificios, el equivalente a incorporar al planeta, cada año y hasta 2060, el área del suelo de Japón.

En España, aunque los registros de visados de obra nueva residencial se sitúan en cifras próximas a las del año 2009 y la demanda de vivienda no presenta, por el momento, síntomas de tocar techo – se espera que 2019 sea un año de crecimiento robusto (8,5%) – el panorama a medio plazo se presenta incierto. Según los últimos datos aportados por Euroconstruct, en el horizonte 2021 se prevé que la edificación residencial entre en cifras negativas (-3%) motivado, entre otros factores, por la ralentización de la economía global, la desaparición del efecto tractor del periodo electoral o por haber cubierto los huecos de oferta de vivienda que tanto contribuyeron a dinamizar el sector.

Evolución por subsectores en el mercado español

Índices de producción a precios constantes, base 2014=100

Fuente: ITeC – Euroconstruct – Noviembre 2018

En el mercado no residencial, donde todavía hay nichos con potencial, se dibuja un escenario de crecimiento cada vez menor (del 4% de 2018 al 2,5% que se prevé para 2021) pero sin aproximarse a las cifras negativas de la vivienda.

A pesar de la solidez que muestra el sector en la actualidad, las señales de agotamiento nos llegan también de la mano de los inversores y están teniendo su reflejo en el mercado de valores, donde las principales promotoras no logran remontar sus cotizaciones debido, en parte, a la desconfianza de unos accionistas que todavía tienen muy presente la última burbuja inmobiliaria.

La ciencia de los materiales

Frente a los materiales y sistemas constructivos tradicionales y como respuesta lógica de un sector con un importante impacto medioambiental, se han desarrollado en los últimos años toda una serie de productos que viene a satisfacer una demanda creciente y que apuesta por una construcción más sostenible y eficiente.

El esfuerzo realizado en innovación ha dado como resultado materiales más propios de la ciencia ficción pero que han llegado para quedarse: resinas y hormigones autoreparables, soluciones drenantes que permiten recuperar el agua de lluvia, materiales descontaminantes o transpirables con tecnología capaz de absorber e irradiar energía lumínica, pinturas que emulan la función de los paneles fotovoltaicos, hidrocerámicas compuestas de burbujas de hidrogel que permiten refrescar los espacios cuando la temperatura alta evapora el líquido capturado.

Passivhaus, BREEAM, LEED son solo algunos ejemplos de certificaciones energéticas y ambientales voluntarias que suenan cada vez con más fuerza y que el mercado comienza a interiorizar. Para poder conseguir una certificación de este tipo, partimos por su puesto de la concepción arquitectónica de un proyecto/diseño sostenible, pero lo materiales son, en este caso, el medio para alcanzar el fin.

Según el ranking de US Green Building Council, organismo de certificación global para proyectos LEED (Leadership in Energy and Environmental Design), los países y regiones con más metros cuadrados brutos certificados LEED son:

Puesto País/Región Número de proyectos Metros cuadrados brutos*
1 China continental 1.494 68,83
2 Canadá 3.254 46,81
3 India 899 24,81
4 Brasil 531 16,74
5 República de Corea 143 12,15
6 Turquía 337 10,90
7 Alemania 327 8,47
8 México 370 8,41
9 China, Taiwán 144 7,30
10 España 299 5,81
EE.UU.** 33.632 441,60

*Los metros cuadrados brutos se reportan en millones

** Estados Unidos, donde se originó LEED, no está incluido en la lista, pero sigue siendo el mercado más grande del mundo para LEED.

CONSTRUCCIÓN 4.0: VIVIENDAS OFFSITE

EL DATO

El sector debe revertir su tendencia para ganar en competitividad, después de haber diminuido en 2016 su gasto en innovación tecnológica un

12,8%

Como resultado del impacto digital en el sector de la construcción, ha surgido en los últimos años el concepto “construcción 4.0”, un término que hace referencia a la conocida como cuarta revolución industrial, en la que los procesos tienden a estar cada vez más industrializados y automatizados en favor de la eficiencia, tanto de tiempos como de recursos.

En todo este proceso, la digitalización marcará la clave en un sector eminentemente tradicional y supeditado, tanto a los plazos y tiempos de entrega, como a la deriva de los precios. Según la última Encuesta sobre Innovación en las Empresas del INE (2016), el gasto en innovación tecnológica en el sector de la construcción disminuyó en 2016 un 12,8%, una tendencia que el sector deberá revertir para ganar en competitividad.

Conscientes de esta necesidad de adaptación, el sector de la construcción está dando sus primeros pasos en el ámbito de la transformación digital. Un ejemplo de ello es la aplicación de la tecnología BIM (Building Information Modeling), una filosofía de trabajo mediante la cual se generan y gestionan los datos de una obra durante todo su ciclo de vida, y que permite el acceso a esta información a todos los agentes que participan en un proyecto constructivo. Aunque España se encuentra en un nivel intermedio de implantación, BIM es un sistema líder en Estados Unidos, China y los países nórdicos.

Ahondando en la mejora de los procesos, la edificación industrial se presenta como una tendencia al alza en el sector. Aunque se están dando tímidos pasos en España, en Reino Unido, Alemania y los países nórdicos, las conocidas como viviendas offsite (fuera del sitio o lugar) son ya una realidad.

Conocidas también como viviendas industriales o modulares, todos sus elementos son fabricados en un recinto industrial, y no en su lugar de ubicación, como sucede con las viviendas tradicionales. Entre las ventajas que aporta este tipo de construcción destacan: sus costes competitivos, la reducción de los plazos de entrega, el escaso impacto medioambiental (son más sostenibles, tanto por el tipo de materiales empleados como por la reducción de la huella ecológica provocada por la maquinaria de obra), evitan el incremento de costes durante el proceso constructivo, aportan un mayor ahorro energético con niveles muy superiores a los inmuebles tradicionales, y ofrecen mayores posibilidades de personalización y diseño.

Para poder hacer frente a la crisis de vivienda, la propia Asamblea de Londres está ya estudiando la construcción de decenas de miles de hogares en la capital a través de este método constructivo.

FUENTES:
  • World Urbanization Prospects 2018
  • Alianza Global para Edificios y Construcción
  • IDEA
  • Euroconstruct
  • United Nations Environment
  • Ministerio de Fomento
  • ITelligent
  • INE
  • U.S. Green Building