El COVID19 además de una crisis sanitaria es un elemento disruptivo de nuestra realidad. Uno de sus últimos escenarios de normalidad anómala se registró el 1 de mayo, donde por primera vez hasta donde la memoria alcanza, los sindicatos debieron abordar sus tradicionales actos reivindicativos en confinamiento.

La escucha en redes del Primero de Mayo pone de manifiesto que la notoriedad de los sindicatos es mucho mayor que su posicionamiento. Mientras que la conversación de los españoles se concentra en aspectos tangibles y urgentes como el empleo, los despidos, las ayudas públicas, o los criterios fiscales, las organizaciones sindicales protagonizan un relato de autoconsumo en el que prima la singularidad del confinamiento y su impacto en la manifestación de todos los años sobre los problemas, miedos y esperanzas del conjunto de la ciudadanía.

Esta falta de matiz contrasta con las mesetas que se observan en torno a temas como los ICO o los impuestos que, sin tener un pico tan elevado el día 1 de mayo, tienen una mayor exposición en el tiempo. En cualquier caso, empleo y despidos son los ejes de la conversación de los españoles en redes sociales en lo que al ámbito económico se refiere y, como se ha indicado, la evolución de ambos temas señala una preocupación social creciente. Las medidas que se adopten las próximas semanas serán fundamentales para determinar si esa preocupación evoluciona hacia posiciones de bloqueo o, si, por el contrario, refuerza la necesidad de encontrar soluciones innovadoras al actual estado de las cosas.

Los topics analizados en la escucha social del 1º de Mayo aportan la siguiente información:

Empleo: la conversación sobre el empleo se mueve en torno a tres vértices: crisis, coronavirus y trabajadores. El Gobierno interactúa sobre ese triángulo conceptual a través de un empleo, señalado como de “baja calidad” en las conversaciones. Empresas y sindicatos ocupan espacios similares en el relato del empleo en tiempos del COVID19.

ICO y otras medidas económicas: el eje de esta conversación es el Gobierno. En su evolución se observa la buena acogida que tienen las medidas en el ámbito de los trabajadores por cuenta ajena, esto es, con contrato laboral –por ejemplo, los ERTEs– y la crítica en bloque que se recoge desde el ámbito de los autónomos. La desconfianza de empresa y trabajadores por cuenta propia se manifiesta en un término recurrente en la conversación en RRSS: “agenda de enchufismo”.

Despidos: la quiebra emocional que se registra en las redes en torno al concepto despido se evidencia con la idea fuerza que lidera de largo la conversación: “millones de españoles”. Se trata de la tormenta perfecta que, además de la población activa, arrastra consigo al Gobierno y a los trabajadores y ofrece una imagen demoledora de la crisis económica que acompaña a la sanitaria. En este ámbito, los ERTE no ocultan la falta de protección, el estado de servicios públicos esenciales y la caída más abrupta del empleo desde que existen registros.

Sindicatos: la conversación en torno a los sindicatos evidencia su alejamiento de la realidad. Los conceptos más fuertes de su presencia en redes son dos: “manifestación del 1 de mayo” y “por primera vez”. Los sindicatos propician una conversación más centrada en la actividad social del 1 de mayo y su singularidad en confinamiento que en aspectos como: empleo, trabajadores, derechos, empresas o ERTE. Todos ellos aparecen de manera muy secundaria en el panel semántico de los sindicatos en su día grande. 

Impuestos: la adopción de medidas especiales como imponer nuevos impuestos –por ejemplo, a grandes empresas o rentas altas– o conceder moratorias a colectivos expuestos –por ejemplo, autónomos– colocan al Gobierno en el epicentro de las conversaciones en este ámbito. Por un lado, se evidencia la excepcionalidad que pueden propiciar estos movimientos y, por otro lo, las voces contrarias a fiscalidades más duras se evidencian en la expresión: “subida masiva de impuestos”. “Crisis” en este panel es en el único que aparece de manera significativa la referencia a los contagiados, como si se tratara de una contraposición entre el interés sanitario y el económico.

¿Sobre tema te gustaría que fuese nuestro próximo post? ¡Nos encantará conocer tu opinión!

 

Laura Mª Vázquez

Directora de Marketing Digital

@lauramaria_Vaz